Me Esguincé el tobillo ¿Qué debo hacer?

3 agosto, 2018

El esguince o entorsis de tobillo es la lesión ligamentaría más frecuente, puede afectar a
personas de cualquier edad ya sea que hagan actividad física o no. Ocurre por un mecanismo
de inversión, es decir el pie se flexiona para abajo y se rota hacia adentro. Los ligamentos que
están del lado externo del pie, son 3 en total, tienen la función de oponerse a este
movimiento, pero cuando la fuerza de la torcedura sobrepasa su capacidad de estabilizar la
articulación estos comienzan a romperse, esto es lo que significa un esguince de tobillo. De
acuerdo a la magnitud de la rotura se establece la severidad del mismo, es decir, si solo se
distienden los ligamentos es un esguince leve, si se rompen parcialmente es un esguince
moderado y si se rompen completamente será una lesión grave.

 

Ante una torcedura lo primero que hay que hacer, además de suspender la actividad, es
colocar el pie en alto, aplicar frio, e inmovilizar el pie con vendaje o tobillera. Es importante
consultar a la urgencia, sobre todo si hay dificultades para apoyar, ya que muchas veces el
esguince de tobillo puede estar acompañado de fracturas del peroné o del 5to metatarsiano,
estas deben descartarse mediante una radiografía.

 

 

Los esguinces leves y moderados, sobre todo en la población joven y activa, se tratan con una
inmovilización “relativa” con vendaje elástico o tobillera y se comienza con fisioterapia lo antes
posible. El objetivo es no solo desinflamar el tobillo, sino recuperar la fuerza y los mecanismos
de control del mismo. Esto puede demorar de 3 a 6 semanas hasta retomar la actividad física.
En este tipo de esguince la inmovilización prolongada y la demora en la rehabilitación puede
ocasionar molestias por inflamación crónica en relación a los ligamentos lesionados.

 

En el caso de las lesiones graves la inmovilización inicial con bota Walker o yeso se indica a fin
de disminuir la gran inflamación y sangrado que acompañan estas lesiones. El tiempo de
inmovilización depende del estado de los tejidos y del criterio del médico, pero puede ir de 2 a
6 semanas, tras lo cual se inicia un lento proceso de rehabilitación para recuperar la
estabilidad estática y dinámica del tobillo. El rol de la cirugía en este tipo de lesiones esta
discutido, ya que no hay grandes diferencias en cuanto a la estabilidad final y el tiempo de
recuperación si se compara la cirugía con la correcta rehabilitación, por lo que esta se debe
reservar a los casos con lesiones asociadas que requieran resolución quirúrgica.

 

 

Cuando los esguinces no curan, es decir que pasado el tiempo el tobillo sigue molestando, hay
que evaluar si esa lesión fue solamente un esguince que no sano correctamente o hubo
lesiones asociadas que no fueron diagnosticadas al momento de la lesión. La secuela más
común es la inflamación crónica de los ligamentos, lo que se conoce con sinovitis preperonea o
síndrome pseudomeniscal. Es un dolor que se manifiesta en la cara anterolateral del tobillo
que con el tiempo empeora con la flexión dorsal. Habitualmente con rehabilitación e
infiltraciones mejoran y pocos casos requieren realizar una artroscopia para remover el tejido
inflamatorio.

 

Las otras dos complicaciones más frecuentes relacionadas al esguince de tobillo son las
lesiones del cartílago y las inestabilidades crónicas. Las lesiones del cartílago, habitualmente el
afectado es el astrágalo, se originan por la contusión al momento del esguince. Dependiendo
el tamaño y la sintomatología requieren o no resolución quirúrgica para su tratamiento (ver
post de lesiones de cartílago https://ezequielsantacoloma.com.ar/lesiones-del-cartilago-articular-que-son-que-significan/ ).

Las inestabilidades crónicas del tobillo generalmente obedecen a múltiples esguinces o lesiones graves sin adecuada recuperación. Se percibe como
un tobillo flojo, que durante las actividades de la vida diaria se dobla. Puede intentarse una
recuperación funcional, es decir estimular los músculos que se oponen a que este se doble.

 

Pero si la sintomatología persiste se debe realizar la reparación quirúrgica de los ligamentos a
fin de volver a tener un tobillo estable no solo que permita la actividad física, sino que evite la
degeneración articular.

 

Espero que les sirve y recuerden que una pronta consulta, poca inmovilización y fisioterapia
intensa son las claves para recuperarse rápida recuperación sin complicaciones.

 

Saludos

 

Dr. Ezequiel Santa Coloma