Medicina Regenerativa – Electrolisis

La electrolisis percutánea musculoesquelética es una técnica invasiva que consiste en la aplicación ecoguiada de una corriente galvánica a través de una aguja de punción que produce en el tejido blando musculoesquelético un efecto analgésico y un proceso inflamatorio local que permite la fagocitosis y la reparación del tejido afectada. Es imprescindible por seguridad y efectividad que esta técnica se aplique con ecógrafo.

Es un tratamiento local en el lugar de la lesión que afecta habitualmente a los tendones (se aplica de forma directa sobre el tejido alterado y/o degenerado), habitualmente en esta área pequeña existe no solo un proceso de degeneracion del colageno sino también un proceso
inflamatorio crónico, con asistencia ecográfica se coloca la aguja en el lugar. Logrando, al activar un proceso inflamatorio agudo, poner en marcha un nuevo proceso de proliferación del tejido de colágeno que está desestructurado en estos procesos. Si bien es un proceso doloroso se
realiza con anestesico local y en forma combinada con plasma rico en plaquetas para maximizar su efectividad.

Qué beneficio aporta en relación a otros tratamientos

  • Es un tratamiento local en lugar de la lesión (se aplica de forma directa sobre el tejido alterado y/o degenerado), que debe realizarse de forma elogiada (utilizando como guía la ecografía)
  • Logra reparar el tejido afectado, somos capaces de poner en marcha un nuevo proceso de proliferación del tejido de colágeno que está desestructurado en estos procesos.
  • Las modificaciones en la estructura y en el comportamiento mecanobiológico del tejido blando son inmediatas y en tiempo real.
  • La efectividad es alta respecto a los tratamientos convencionales de fisioterapia (ultrasonido, láser, técnica Cyriax, fibrolisis diacutánea, ondas de choque, etc.) o médicos (fármacos, infiltraciones o cirugía).
  • La frecuencia de recaídas es baja.

Indicaciones Clínicas

La aplicación de la electrolisis percutánea se ha desarrollado de forma importante en los últimos años, lo que ha permitido que actualmente sea un tratamiento de elección en un número importante de lesiones del sistema neuromusculoesquelético como son:

  • Tendinopatías rotuliana
  • Aquiles
  • Epicondilitis
  • Aductores e Isquios
  • También puede utilizarse en lesiones musculares crónicas con cicatrices hipertróficas.

¡Espero les haya sido útil esta información!

Dr. Ezequiel Santa Coloma