¿De que se trata la Medicina Regenerativa?

14 febrero, 2020

Cuando escuchamos hablar de medicina regenerativa inmediatamente pensamos en terapias celulares, células madre y medicina futurista, pero bajo la denominación de “medicina regenerativa” existen múltiples tratamientos y sustancias, no solo lo biológico puede regenerar tejidos, sino que también existen medios físicos y farmacológicos capaces de estimular la curación de los tejidos dañados. 

Las terapias regenerativas son tratamientos destinados a estimular la respuesta reparadora de los tejidos de nuestro organismo, dentro de las cuales se encuentran las terapias biológicas. La idea es simple y parte de un precepto básico de la medicina “ayudar a curar”, aplicándola en los sitios dañados, generan cambios que transforman, reparan y forman tejidos. 

Dentro de los productos biológicos contamos con productos celulares y productos derivados de las plaquetas. Los productos celulares son principalmente las células madre mesenquimales, aún no están aprobadas las terapias con células madre del cordón o embrionarias. Las células mesenquimales pueden obtenerse del paciente adulto de múltiples sitios: de la grasa, de a medula ósea, del tejido sinovial o de la sangre mediante horas de filtrado (lo que se conoce como plasmaféresis). Lo habitual es obtenerlo de la grasa o de la medula ósea (punción de sangre del hueso).

Obtenidas las células éstas pueden concentrarse y aplicarse o cultivarse y luego aplicarse. Otros productos celulares utilizados habitualmente son los concentrados aspirados de medula ósea, que no solo contienen una pequeña cantidad de células madre, sino que tienen células sanguíneas o monoclonales, que tienen efecto terapéutico.

Otro producto celular que recientemente ha despertado gran interés son los exosomas. Son productos de las células madre que una vez cultivadas se rompen y liberan estas vesículas que presentan gran cantidad de elementos capaces de inducir la reparación de los tejidos.

Dentro de los productos derivados de las plaquetas, actualmente los más difundidos y accesibles, tenemos el plasma rico en plaquetas (PRP), que consiste en plasma (liquido no celular que compone la sangre) con un recuento plaquetario por encima de la concentración sanguínea. Como vemos esta definición es muy amplia y ha generado controversias en cuanto a cuál es el mejor producto para aplicar según cada patología. Las plaquetas pueden romperse previamente y concentrar los factores de crecimiento en su interior, obteniendo los Factores de crecimiento derivados de plaquetas (PDGF), que tienen usos similares al PRP pero diferente preparación.

Los medios físicos que han demostrado, por diversos caminos, comportarse como regeneradores son las ondas de choque, la electrolisis, la radioterapia. Si bien generan diferentes estímulos en los tejidos, en líneas generales los que producen es una inflamación aguda, muchas veces es el primer paso para resolver un proceso inflamatorio crónico que imposibilita la curación, además de aumentar la vascularización de los tejidos permitiendo las células encargadas de la regeneración acceder al sitio lesionado.

Finalmente contamos con sustancias farmacológicas con capacidad de reactivar los procesos de reparación de los tejidos. Si bien se ha ensayado con diferentes sustancias, en el sistema musculoesquelético las dos mas difundidas son el Acido Hialuronico, principalmente a nivel articular y la solución de Dextrosa (azúcar) hipertónica conocido como Proloterapia.

Todos estos elementos tienen en mayor o menor medida la posibilidad de reparar los tejidos, por eso podemos considerarlos dentro del espectro de la medicina regenerativa. Los usos principales referidos a la patología de huesos, articulaciones, músculos y tendones son:

  • Artrosis
  • Lesiones de Cartílago
  • Lesiones ligamentarías
  • Fata de unión ósea
  • Desgarros 
  • Tendinopatías y otras afecciones de los tendones

Este amplio espectro de lesiones, así como el medio por el cual actúan los diferentes agentes regeneradores, será analizado en sucesivos posteos.

¡Espero les haya sido útil esta información!

Dr. Ezequiel Santa Coloma