EL Tendón de Aquiles

14 diciembre, 2018

El Tendón de Aquiles o Tendón Calcáneo es uno de los tendones más importantes del cuerpo y también uno de los mas afectados. Los tendones tienen la capacidad de almacenar la energía trasmitida por los músculos, así como absorber los impactos, actuando como verdaderos “resortes”. Son tejidos muy complejos formados principalmente por cadenas de colágeno,  pocas células y un metabolismo extremadamente bajo, lo que implica que cualquier proceso de curación que los involucre va a ser lento.

El Aquiles puede romperse de forma súbita, determinado que la persona quede sin poder apoyar esa pierna, debiendo pasar por el quirófano en la mayoría de los casos, sino que además va a demandar una recuperación de 6 meses para volver a la actividad física. La cirugía es simple, se cose el tendón cortado o se lo reinserta si este se desprendió del hueso del talón.

Sin embargo la problemática más frecuente del Aquiles son las tendinopatías, que representan cambios degenerativos en el cuerpo del tendón debido al sobreuso y a las microrupturas continuas (ver post https://ezequielsantacoloma.com.ar/que-son-y-por-que-se-producen-las-tendinitis/). Hay que diferenciar dos localizaciones de la patología del Aquiles. Los problemas a nivel del cuerpo del tendón, lo que se conoce como las tendinopatías altas, los problemas a nivel de la inserción, llamados Aquiles bajo o insercionales. Ambos se diferencian en su origen, así como en la efectividad de los tratamientos.

Numerosos factores predisponen a las tendinopatías en general, alteraciones en la marcha y el apoyo (pie plano o cavo), el calzado, protusiones en el hueso calcáneo (Hanglund), predisposiciones genéticas, factores de riesgo cardiovascular (colesterol, ácido úrico, hipertensión, etc.), y algunos medicamentos, influyen en la instalación de una tendinopatía aquiliana. El tipo de deporte y las superficies también son factores a considerar e incluso a modificar en deportistas recreacionales.

Diferentes Tipos de Lesiones

El tratamiento inicial de las tendinopatías del Aquiles, al igual que en el resto de los tendones, es la fisioterapia. Principalmente el estiramiento de los grupos musculares que se insertan en el tendón en cuestión (soleo y gemelos), así como del resto de los músculos del miembro inferior. Además del estiramiento hay que fortalecer el tendón de tal manera que este se estimule, se “active” y comience a sanarse. El programa de ejercicios y la restricción de la actividad debe indicarse por 6 a 12 semanas, Independientemente de la localización del problema dentro del Aquiles, alto o insercional, el fundamente es el mismo aunque los ejercicios son diferentes.

Ejercicios de Estiramiento

Si no logramos aliviar los síntomas en ese tiempo hay que pasar a tratamientos invasivos, dentro de los cuales contamos con las ondas de choque, la electrolisis (MEP), el plasma rico en plaquetas (PRP)y algunos otros. Cabe aclarar que los tratamientos no tienen la misma efectividad en ambas localizaciones. Siendo las tendinopatías insercionales de evolución más “benigna” frente a las tendinopatías altas que son extremadamente rebeldes.  La secuencia de aplicación de las terapias depende de la “personalidad” de la tendinopatía y la experiencia del profesional, ya que ninguna es ampliamente superior a las otras cuando se consulta la evidencia científica.

En el caso extremo que el tendón no muestre mejorías clínicas con 6 a 12 meses de correcto tratamiento, se puede dar paso a la limpieza quirúrgica del tendón.

¡Espero les haya sido útil!

Dr. Ezequiel Santa Coloma