lesion usain bolt

La Lesión Muscular de Usain Bolt y una lección para los deportistas “humanos”

3 julio, 2016

Si un “dios olímpico” como Usain Bolt puede lesionarse a un mes de arrancar los JJOO en camino a su 7ma medalla olímpica, ¿qué nos queda al resto de los mortales? Las lesiones musculares son las más comunes en el deporte, más aún en el alto rendimiento y ni hablar en un deporte que involucra un estallido de velocidad como son las competencias de 100 y 200 metros. Pero la lesión de Usain me pareció un buen ejemplo para que los deportistas recreacionales aprendan un poco más de estas lesiones.

 

Primero analicemos cómo llegó a la lesión, el jamaicano viene de lo que conocemos como “periodo de carga”, donde se ha estimulado constantemente a sus músculos para que se desarrollen y aumenten sus capacidades. En estos periodos los atletas son particularmente vulnerable a las lesiones ya que se los trabaja en altas dosis de carga y esfuerzos. Ya en la competencia, en la primera ronda del jueves 30/6 el deportista sintió una molestia, al ser una disciplina donde la exigencia máxima dura menos de 11 segundos (en el peor de los casos y solo para los que miran la espalda de Bolt) probablemente no tomó en consideración la misma. Digo probablemente porque en los deportistas profesionales hay un universo de variables no solo económicas que los llevan a seguir compitiendo. En la semifinal del día viernes, la cual gana holgadamente, la molestia se intensificó y consultó con el médico del torneo, quien le realizó un estudio por imágenes y le diagnosticó un desgarro grado 1 del isquiotibial. Para aclarar qué significa, es una mínima lesión donde hay inflamación, pero la estructura del músculo no se compromete.  Ahora bien, cuál es la primera lección hasta acá, los músculos son más susceptibles a lesionarse en periodos de sobrecarga. La segunda, escuchar a nuestro cuerpo, si Usain no hubiera corrido el viernes no se hubiera aumentado o extendido la lesión y no hubiese pasado de una contractura.

 

¿Qué hacer con la lesión una vez ocurrida? Simplemente lo que está haciendo, no perder tiempo e inmediatamente arrancar con la fisioterapia, que no es el reposo, por el contrario, desinflamar la zona, recuperar la lesión con trabajo de elongación y fortalecimiento muscular y no consumir ninguna sustancia antiinflamatoria. Esto va a recuperar correctamente la lesión y va a posibilitar la vuelta a la competencia. ¿Qué esperar? Una lesión de estas características, si bien cada lesión tiene su personalidad, debería estar resuelta en un periodo menor a las 2 semanas. Obviamente que lo deseable para cualquier deportista es no lesionarse, pero no creo que esto nos prive de ver a este fenómeno de nuestro tiempo correr los 100 metros por debajo de los 10 segundos en Río 2016.

Autor: Dr. Ezequiel Santa Coloma