Problemas del manguito rotador

En el hombro existe un espacio por donde se mueven los tendones del manguito rotador, que se conoce como ‘espacio subacromial’. Cuando se realizan movimientos repetitivos del brazo por encima de la cabeza, sumado al desgaste por los años y las particularidades anatómicas de los tendones del mango rotador, no solo generan el desgaste de los mismos (rupturas parciales), también pueden inflamarse y producir dolor.

El tratamiento correcto dependerá de la historia clínica del paciente, del compromiso de la lesión y la evolución. Se puede tratar con fisioterapia y modificación de las actividades, o con una infiltración de cortisona para desinflamar y disminuir el dolor. Cuando el caso ya se encuentra en una fase avanzada, o no obtuvo mejoría con los tratamientos conservadores, se indica una cirugía artroscópica.

El manguito rotador está compuesto por cuatro músculos que cubren la cabeza del húmero y proporcionan la movilidad del hombro. El músculo supraespinoso, que recorre la parte superior del hombro insertándose en la zona superior de la cabeza del húmero, es el que se afecta con mayor frecuencia, siendo su función principal la de separar el brazo del cuerpo.

​Su afectación es progresiva produciendo una tendinopatía característica con rupturas parciales del tendón e inflamación. Los síntomas característicos son la falta de fuerza y movilidad en el hombro y un dolor nocturno inicial que puede hacerse permanente. Algunas veces en este contexto ocurre un evento traumático (caída) que determina la suerte final de los tendones del hombro.

Para poder determinar el tratamiento ideal de esta patología, es fundamental reconocer la severidad de la ruptura en el contexto clínico del paciente. Existiendo una amplia gama de tratamientos desde fisioterapia hasta diferentes intervenciones quirúrgicas.

Lesión de Slap o Labrum

El labrum es un anillo de cartílago que rodea la base de la articulación del hombro.

La lesión de SLAP (denominado por sus siglas en inglés: Superior Labrum from Anterior to Posterior) proviene de una articulación del hombro inestable o de un desgarro en el Labrum. El desgarro puede ocurrir por un traumatismo (caída), pero más frecuentemente se ve en deportistas que practican actividades repetitivas o que requieren levantar los brazos por encima de la cabeza.

Los tratamientos difieren en cada paciente frente al diagnóstico que presenta, su historia clínica y compromiso con la lesión. Los desgarros pueden tratarse con fisioterapia, pero en casos severos, se acude a una cirugía artroscópica para repara el labrum desgarrado.

Luxación de hombro

El hombro es una articulación que tiene una gran movilidad, y gracias a él se produce el movimiento del brazo, mediante un engarce que forman el hueso del húmero con la escápula.

A su vez la cabeza humeral, que es grande y tiene forma de esfera, se articula con, una cavidad más pequeña y en forma de cuenco poco profundo.

Hablamos de luxación cuando se produce un desencajamiento total de la articulación formada entre la cabeza del húmero y la cavidad glenoidea, es decir que se produce la salida de la cabeza humeral de la articulación. Cuando ese desencajamiento no es total hablamos de subluxación.

En la actualidad el tratamiento de elección es la reconstrucción artroscópica, la cual permite identificar con presición las lesiones, determinar el tipo de reparación capsulolabral, colocándose suturas especiales o anclajes. Este método permite un temprano inicio de la terapia física y una restauración relativamente rápida del arco de movilidad articular.