¿Por qué a pesar de la inactividad hay dolores articulares que no mejoraron?

7 agosto, 2020

Muchos de los dolores en articulaciones y tendones no mejoran con la inactividad, por el contrario algunos duelen más que antes del párate deportivo. Esto ocurre en algunas afecciones articulares no vinculadas con el impacto, esto si mejora al ceder la actividad, pero se observa especialmente en los tendones.

Epicondilitis

Los problemas en los tendones, lo que popularmente se conoce como tendinitis, aunque es preferible hablar de tendinopatías, se mantienen en el tiempo aun con la falta de actividad. Esto se debe a que las tendinopatías no son patologías inflamatorias agudas, como lo es un golpe o un esguince. Sino que se originan en el sobreuso o sobrecarga sobre el tendón. Está claro que no todos los tendones se afectan, los que con mayor frecuencia dan síntomas son el tendón rotuliano, el Tendón de Aquiles, la inserción de los músculos del codo (epicondilitis, codo de tenista o codo de golfista), patología del manguito rotador, la fascitis plantar, etc.

Fascitis Plantar

¿En que consiste el sobreuso?

Cuando hacemos fuerza o aplicamos una tensión excesiva sobre los tendones su estructura, principalmente formado por colágeno, comienza a alterarse sufriendo pequeñas rupturas en las cadenas largas de colágeno. La actividad metabólica y de recuperación del tendón es muy baja debido a que tiene pocas células y poca irrigación. En este punto no somos conscientes de estar lastimándonos, por lo que continuamos con la actividad que nos afecta. El continuo de sobreuso-lesión, termina generando una inflamación crónica, donde los mecanismos de reparación de los tejidos están detenidos, aunque empezamos a concientizar el problema debido a que empezamos a tener dolores al principio durante o después de la actividad. Una vez que se estableció el problema este puede perpetuarse en el tiempo con dolor y molestias al hacer deporte, aun cuando detengamos la actividad.

¿Cómo hacemos para curarnos de una tendinopatía? 

Teniendo claro que en esta situación el reposo absoluto no es la solución, necesitamos estimular el tendón para que pueda sanar. Obviamente hay que detener el sobreuso o la actividad que lo originó y prestar atención a factores predisponente de la misma que se puedan modificar. En segundo lugar, el mejor estimulo que se le puede dar al tendón es la ¡ACTIVIDAD! Esto suena contradictorio con todo lo escrito en párrafos anteriores, pero tratare de simplificarlo. Establecida la inflamación crónica, la tendinopatía, necesitamos un estimulo que lleve esa inflamación crónica a una inflamación aguda. ¡¿COMO!?  Si parece una locura, pero todo proceso de curación se inicia con un proceso inflamatorio agudo, a partir del cual se activan los mecanismos de reparación tisular. El ejercicio actúa como un estímulo inflamatorio agudo sobre los tendones, si modulamos la carga y la progresamos gradualmente vamos a ir llevando esa inflamación crónica en una inflamación aguda que posibilite la curación. Sumado al estímulo mecánico sobre las células del tendón para que produzca nuevo colágeno.

Continuo de sobreuso-lesión, termina generando una inflamación crónica.

Desafortunadamente muchas tendinopatías
no responden a la carga controlada.
¿QUE HACER?

Necesitamos un estimulo inflamatorio agudo mas potente que el ejercicio, ahí es donde entran los TRATAMIENTOS REGENERATIVOS, si bien actúan por diferentes mecanismos, todos generan un estímulo inflamatorio y en mayor o menor medida tienen capacidad de regeneración. Existen muchas opciones en este punto, como ser la electrolisis, las ondas de choque, Plasma Rico en Plaquetas, Concentrados de Medula ósea, Células Madre, desbridamiento quirúrgico de la lesión y algunos más. [Al finalizar la nota, les dejo todos los links de cada uno de estos tratamientos, donde desarrollo específicamente las características y beneficios puntuales de cada uno de ellos].

Electrólisis

No todos son igualmente efectivos en las distintas tendinopatías y al actuar mediante diferentes estímulos físico o bilógicos la tendencia es a combinar tratamientos. Los cuales SIEMPRE van acompañado de los ejercicios.

La evidencia sobre los protocolos de como combinar los tratamientos es escasa, por lo que muchas veces son “artesanales” (empíricos), dependiendo de la experiencia del médico tratante, la disponibilidad de recurso y costos.

Links para leer más sobre las opciones de tratamientos:

Electrólisis:
https://ezequielsantacoloma.com.ar/a-que-opciones-de-tratamientos-biologicos-podemos-tener-acceso-2-2/

Ondas de Choque:
https://ezequielsantacoloma.com.ar/que-son-y-para-que-sirve-el-tratamiento-con-ondas-de-choque/

Plasma Rico en Plaquetas:
https://ezequielsantacoloma.com.ar/a-que-opciones-de-tratamientos-biologicos-podemos-tener-acceso-2/

Concentrados de Médula Ósea:
https://ezequielsantacoloma.com.ar/de-que-se-trata-la-medicina-regenerativa-2/

Células Madre:
https://ezequielsantacoloma.com.ar/celulas-madre-son-reales-como-pueden-ayudarlo-la-medicina-del-futuro-hoy/

¡Espero les haya sido útil esta información!

Dr. Ezequiel Santa Coloma