¿Por qué puede doler el codo?

20 marzo, 2019

El codo es una articulación de gran complejidad, de la cual no solo dependemos para la actividad física sino también para actividades de la vida cotidiana. Está formada por tres huesos (Humero, radio y cubito) y permite los movimientos de flexión, extensión y de prono-supinación (rotar la mano).

En personas deportistas o que realizan tareas manuales los dolores en el codo provienen habitualmente de la sobrecarga de los músculos del antebrazo que en su mayoría se insertan lateral y medial a la articulación. El sobre uso o el mal uso de estos músculos inicialmente se manifiesta con sobrecarga y dolor, pero con el tiempo empiezan a generar lesiones en la inserción, pequeños desgarros, lo que lo convierte en problemas crónicos y de difícil resolución. Son las conocidas epicondilitis. Las cuales pueden ser laterales (codo de tenista) o mediales (codo de golfista). Su complejidad y resistencia al tratamiento radica, al igual que en el resto de las tendinitis, en la biología de la estructura afectada, el TENDON (ver post https://ezequielsantacoloma.com.ar/que-son-y-por-que-se-producen-las-tendinitis/ ).

Su tratamiento inicial, al igual que el resto de las tendinopatias, es la fisioterapia, incluyendo masaje, magneto, ejercicios de elongación y fortalecimiento. En general más del 90% responden al tratamiento adecuado. Las que no, conocidas como refractarias o rebeldes por lo general requieren tratamientos agresivos. Como opciones contamos con el Plasma Rico en Plaquetas (PRP), la Microelectrolisis (MEP) y las ondas de choque. Todas han demostrado ser efectivas y su combinación resulta aun mas beneficiosa. En los infrecuentes casos que estas terapias no funciones se debe recurrir a la cirugía.

Pero si no es una epicondilitis, que mas puede doler en el codo. Con frecuencia, sobre todo en pacientes jóvenes, le siguen las lesiones de cartílago, conocidas como osteocondritis de capitellum, sobre todo en pacientes jóvenes, con laxitud articular y que practican deportes con raquetas. Su tratamiento, al igual que todas las lesiones de cartílago articular, es complejo. En primer lugar siempre se debe intentar con fisioterapia, a pesar que su eficacia no es tan buena como en el caso de las epicondilitis, la mayoría responden. Las que no responden por lo general se les indica la cirugía, pero en este caso luego de la intervención un amplio porcentaje no retorna a los niveles previos a la lesión, por lo que hay que ser muy cuidadoso antes de embarcarse en estas intervenciones, sobre todo en deportistas de elite.

Osteocondritis de Capitellum

Otros diagnósticos diferenciales a nivel del codo son los síndromes fricciónales, pequeños sobrehuesos que al rozar o golpear generan dolor. Las inflamaciones también ocupan un espacio importante dentro de las patologías del codo, las cuales pueden deberse a enfermedades reumáticas, problemas metabólicos o Artrosis de la articulación.

Por último no deben dejarse de lado los atrapamientos o compresiones de los nervios, ya sea en el codo, como son el nervio cubital o el interóseo posterior o alejados simulando problemas a ese nivel, como es el síndrome del túnel carpiano.

El diagnostico y tratamiento de las enfermedades del codo es particularmente desafiante para el médico traumatólogo, requiriendo un exhaustivo examen físico y una correcta interpretación del cuadro para curar al paciente.

¡Espero les haya sido útil!

Dr. Ezequiel Santa Coloma