Turismo, viajes y deporte

13 julio, 2015

Cada vez resulta más frecuente el turismo deportivo, sobre todo en disciplinas como el running, el triatlón y el montañismo. Deportistas individuales o grupos de entrenamiento que organizan sus vacaciones basados en el calendario mundial de las carreras más atractivas del planeta. Permitiéndose así no desarrollar su pasión en las ciudades más emblemáticas o lugares más paradisiacos del mundo, dependiendo de qué actividad se trate, tras lo cual realizan la recuperación haciendo turismo regular por la región.

Aquí se exponen una serie de recomendaciones médicas antes los diferentes viajes deportivos para reducir los riesgos de las enfermedades prevenibles y sus consecuencias.

La consulta médica debe realizarse con 4 a 6 semanas de antelación a la partida. Esto permite actualizar su carnet de vacunas y ofrecer las medidas preventivas adecuadas. La misma debe ser realizada ante un medico clínico, un infectologó o un especialista en medicina del viajero, el CeNArd cuenta con un departamento específico.

Las recomendaciones médicas incluyen:

  • Vacunas requeridas (obligatorias) para ingresar al país; ej.: la vacuna de fiebre amarilla para viajar al sudeste asiatico.
  • Vacunas recomendadas por alta endemicidad o exposición de riesgo; ej.: la vacuna de hepatitis A o B, fiebre tifoidea, meningitis, polio, rabia, fiebre amarilla.
  • Actualizar el Carnet de Vacunas rutinarias, ej.: vacuna antitetánica (Doble adulto o Triple bacteriana acelular según corresponda), vacuna triple viral, varicela, neumococo, gripe, HPV. Incluyendo la antitetánica.
  • Recordar el alerta de salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) para promover la detección oportuna del sarampión y la rubéola en todos los viajeros provenientes del continente africano.

Prevención de la Diarrea del Viajero

Es la causa más frecuente de enfermedad  en los viajeros, afecta cada año a 20-50% de los viajeros internacionales y se debe al consumo de agua o alimentos contaminados. El agente etiológico más común es la bacteria Escherichia coli enterotoxigénica (ETEC), pero otros microorganismos o sus toxinas pueden provocarla. Por eso es importante que se brinden las recomendaciones de la OMS para evitarla:

  • Lavarse adecuadamente las manos con agua y jabón, sobre todo antes de comer y luego de utilizar los sanitarios. Se puede usar alcohol en gel (60%).
  • No consumir alimentos en puestos callejeros ni fiambres, embutidos o productos caseros desconociendo su manufactura y procedimiento de conservación.
  • Beber agua potable embotellada y rotulada, gasificada o hervida. No beber agua de grifo ni consumir hielo, y lavarse los dientes con agua potable.
  • Consumir alimentos cocidos (carnes, mariscos y verduras) y frutas peladas y lavadas con agua potable.
  • Los productos lácteos deben estar pasteurizados

Es importante  la consulta médica ante síntomas de gastroenteritis y desestimar la automedicación.

Medidas de Protección frente a Picaduras de Mosquitos y otros Insectos

Transmisores de enfermedades como dengue, fiebre amarilla, malaria, leishmaniasis, Chagas, enfermedad de Lyme, encefalitis japonesa, tifus, etc. Incluyen las siguientes recomendaciones:

  • Usar repelente de acción prolongada sobre piel expuesta: DEET (N, N-dietilmetiltoluamida) 30% al 50% efectivo por 4 a 6 horas.
  • Aplicar primero el protector solar y luego el repelente.
  • Cubrir la piel expuesta con ropa adecuada y de color claro.
  • Inspeccionar la piel y la ropa por la presencia de garrapatas y removerlas enteras con pinza para prevenir infecciones.
  • Evitar cosméticos perfumados porque atraen los mosquitos.
  • Aplicar permetrina 2 ó 3% sobre ropa, calzado y mosquiteros, brinda 24 hs. de protección.
  • Restringir las actividades en el exterior al anochecer y amanecer por la exposición a los mosquitos en áreas de malaria.
  • Utilizar insecticidas (aerosol, tabletas termovaporables, espirales) y aire acondicionado en las habitaciones.
  • Cumplir con la profilaxis antimalárica indicada por el médico.