Saltar al contenido

Artroscopía de hombro

La artroscopía de hombro consiste en entrar al hombro mediante un artroscopio, elemento de visión, manipulando las estructuras con instrumental específico, pinzas de artroscopia. La cirugía de hombro es compleja y si bien, como toda técnica requiere una curva de aprendizaje larga, la mayor complejidad de la cirugía de hombro radica en establecer el correcto diagnóstico e identificar la causa del dolor y/o la sintomatología. Esta técnica que se realiza de manera masiva en todo el mundo se utiliza para tratar lesiones de manguito rotador, problemas de estabilidad como luxaciones recidivantes, lesiones en el tendón del bíceps, artrosis, problemas a nivel de la articulación acromioclavicular, etc.

¿Qué es el manguito rotador?

El manguito rotador está conformado por cuatro tendones profundos, por debajo del deltoides, que se insertan en el humero. Estos son: el supraespinoso (arriba), el subescapular (delante), infraespinoso y redondo menor (por detrás).

Estos tendones con el sobreuso o mal uso, así como con el paso del tiempo van desgastando y comienzan a romperse cerca de su inserción en el humero. Habitualmente el supraespinoso es el que se afecta (>80%) seguido por el infraespinoso y el subescapular.

Estas lesiones habitualmente afectan a personas mayores a los 50 años aunque ocasionalmente pueden observarse en personas más jóvenes vinculadas a traumatismos. Las lesiones pueden ser parciales o completas, independientemente de la magnitud todas pueden generar dolor. Ero cuando las rupturas son completas además del dolor comienzan a generar debilidad e impotencia funcional. Desafortunadamente en este tipo de lesiones, como muchas otras, no pueden ser reparadas por el organismo por lo que sino podemos aliviar los síntomas con la fisioterapia debemos realizar una intervención para unir nuevamente el tendón al hueso.

El postquirúrgico consiste en utilización de cabestrillo 3 a 4 semanas y luego una rehabilitación de 4 a 6 meses.

Inestabilidad o luxación de hombro. ¿De qué se trata?Este tipo de lesiones, a diferencia de las lesiones del mango rotador, afectan a menores de 40 años. Las luxaciones, “que se salga el hombro” generalmente están vinculadas a traumas deportivos o accidentes.

En casi todos los casos la cabeza del humero se sale hacia adelante por un mecanismo de elevación y rotación. La fuerza actuante lleva la cabeza hacia adelante rompiendo los ligamentos, el labrum o fibrocartílago del hombro, fracturando o “abollando” la cabeza del humero (lesión de Hill-Sach). Siempre que el hombro se sale rompe algo…

Desafortunadamente este tipo de lesiones no pueden repararse. El liquido articular que baña la articulación inhibe la cicatrización del labrum, los ligamentos cicatrizan, pero habitualmente estirados y la cabeza no puede “desabollarse”. Por lo que una vez que sucede la luxación existe gran chance de que vuelva a ocurrir con traumas o movimientos mínimos. De acuerdo con las características de la lesión y del paciente (edad, deporte, laxitud articular, antecedentes) se establece la posibilidad de que esto vuelva a pasar. De ahí que se pueda rehabilitar y esperar la evolución o de establecer la necesidad de una intervención.

¿En que consiste la intervención? Mediante la artroscopia y la colocación de anclajes se reparan los ligamentos, así como el labrum.

Existen otros tipos de inestabilidades del hombro relacionadas a la laxitud de los tejidos, diferentes pacientes sufren salidas sin traumas y/o dolor. Si bien esta situación inicialmente no requiere una intervención, a diferencia del trauma, si los síntomas impiden el desarrollo de una vida normal por dolor o luxaciones, se recurre a la cirugía artroscópica.

Suscribite a nuestro Newsletter

Dr. Ezequiel Santa coloma. Todos los derechos reservados.

Designed by CHOI

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?